Make your own free website on Tripod.com

por Shiniplushy

3: Un Decreto Real

"No volveré a molestarte" se gira sobre sus talones y se marcha.

Omi lo observo alejarse pensando en si era él la persona que lo había ayudado en el laberinto con tanta gentileza.

"Reiji, no pensaras en... verdad" dijo Youji.

"Será mejor que te vayas " lo interrumpió Takatori "me ocupare de los invitados"

Omi tironeó la camisa de Youji "Por favor Youji, ya hemos dado bastante que hablar por esta noche, vamonos a casa"

Youji miro a su hermano y se dio vuelta bruscamente alejándose de ahí. Omi lo miro sorprendido, para él las reacciones de Youji eran algo común, pero lo que más le preocupaba era el cómo llegaría a la puerta sin ayuda.

Inclinándose con cautela, intento apoyar el pie pero el dolor de su tobillo no se lo permitió apareciendo el señor Takatori a su lado.

"Te ayudo a llegar a la entrada" se ofreció el señor Takatori.

Omi no se vio en otra opción que aceptar la ayuda del señor Takatori llegando al carruaje donde Youji se percato de su presencia.

"Oh Omi disculpa me olvidé de ti" ayuda a su hermano a subirse al carruaje, Reiji los miró y solo se encogió de hombros dándole la instrucción al cochero para que partiera, luego de un rato en silencio Omi se atrevió a
preguntarle.

"¿Por que decidió regresar después de tantos años?"

"Para que más, quiere destruirme, como ya mato a nuestro hermano, aunque eso nos daría pruebas de que es un asesino"

Omi reflexionó un poco los acontecimientos de seis años atrás, Brad Crawford había seducido al hermano de Omi con regalos y promesas para luego dejar al descubierto su verdadero carácter, alguien posesivo y despiadado que le fue quitando todo, hasta las ganas de vivir o él mismo se la quitó. En todo caso las acusaciones nunca llegaron a probarse aunque Youji nunca dejo de considerar a Crawford un asesino.

Mientras Omi intentaba recordar detalles de Schuldich, pero cuando los acontecimientos pasaron Omi era demasiado pequeño como para acordarse de los detalles, su hermano estaba muy ocupado con sus pretendientes como para preocuparse de su hermano menor, que pasaba en el jardín con sus flores,
mientras solo en la noche Schuldich se asomaba a ver a su hermano cuando éste ya dormía.

Hasta que apareció Brad Crawford, con su aparición Schuldich comenzó sus salidas de noche llegando al amanecer, provocando las continuas peleas con Youji al respecto, pero ahora solo recordaba la angustia del ultimo día de su hermano y las acusaciones que le siguieron; el nunca había visto a Brad Crawford pues si lo hubiera visto antes no habría podido olvidar los ojos dorados penetrantes y su figura... pero no entendía el gran cambio que sufrió su mirada cuando supo que era un Kudou.

"Algo que no entiendo es que sacaba con hacer que rompieras con la hija del señor Takatori"

"Porque ese matrimonio nos habría salvado de la ruina" Youji pone su cabeza entre sus manos.

"A que te refieres" Omi empezó a asustarse por lo dicho por Youji.

"A que ya casi no nos queda nada de la fortuna"

"Como has podido gastarte toda tu parte, te dije que no jugaras mas en el casino" Omi estaba cada vez mas enojado porque veía como su hermano había despilfarrado todo ese dinero.

"Bueno si es por eso por qué no dispones de mi parte" Omi había dicho esas palabras de corazón podía posponer sus planes por un tiempo pues Youji se había visto obligado a cuidar a sus dos hermanos desde que murieron sus padres.

"de tu parte ya he tomado y tampoco queda mucho"

Omi sintió muchas palabras de reproche por su cabeza, ni siquiera le había preguntado y lo había gastado todo.

"Y quée piensas hacer ahora, supongo que con mi dinero has mantenido la casa"

"Si y tengo algo pensado desde hace tiempo pero necesito tu colaboración... como han pasado los años no me dado cuenta que mi pequeño hermano cambió mucho" Youji hablaba mientras miraba detalladamente a Omi, ya tenia la edad para casarse y en estos años se había transformado en todo un hombre frente a sus ojos. "bueno ya nos hemos pasado la fiesta de verano te tendré que presentar en sociedad en las de otoño"

"Oye que estas hablando, no querrás que me case..." Omi se espanto con la idea pues no estaba en sus planes es mas ni siquiera lo había pensado.

"no te preocupes no dejare que cualquiera se case contigo, pensaremos en alguien que nos convenga a los dos. A propósito, en serio no te hizo nada ese desgraciado"

"no, solo me ayudo a llegar..."

"y no te asustó..."

"No..." no termino su frase pues sabia que lo que había sentido era imperdonable.

"En serio es más grave de lo que pense" Momoe le examinaba el tobillo a Omi. "No se preocupe."

"No estoy preocupado..."

"En serio, para mí que es otra cosa la que le preocupa joven Omi"

"Que quieres decir" Omi se sintió incomodo con la pregunta, porque Momoe a veces sabias cosas que nadie le contaba y había cuidado de él desde que sus padres murieron y Youji se encargo de la casa.

" Te acuerdas como pasaron las cosas"

"Con respecto a qué, joven Omi"

"A la muerte de Schuldich"

"En verdad cree que lo mataron?"

"¿Qué más puedo creer? Eso ha venido repitiendo Youji desde hace seis años"

"Pero es usted el que debe juzgar"

"Es que..."

"Conoció al señor Crawford..."

"¿Cömo...? Sí, lo conocí anoche..." Omi recuerda los acontecimientos sonrojándose.

"¿Y qué opina, puede ser él un asesino?"

"Es que es eso lo que no sé, estoy confundido"

"Solo confíe en su instinto; vaya que si la atracción fue mutua..."

"¡QUE!, cómo puedes decir eso yo debería odiarlo, lo odio"

"Bueno y qué paso con su hermano."

"Debe estar en la biblioteca, el compromiso con Asuka Takatori se rompió"

"No resulto como el señor Youji quería."

"¿Acaso tu sabias todo?"

"Sólo conozco al Señor Youji... será mejor que descanse" Momoe tapa a Omi con una frazada para después cerrarle las cortinas de su habitación, sabía que necesitaría mucha fuerza para lo que vendría después.

Mientras, Crawford también pensaba en los acontecimientos, si bien estaba satisfecho con el rompimiento de Youji, algo en su mente no lo dejaba en paz, quería hacerle mas daño del ya hecho, pero cómo... de repente una idea pasó por su mente sonriendo sádicamente para sí mismo, Omi seria el instrumento perfecto para terminar su venganza, era un joven sin experiencia en todo tipo de cosas y para alguien tan experimentado como él le daría
delicia iniciar a tan hermosa criatura en la pasión y Crawford sentía perfectamente cuanta pasión podía desatar alguien como Omi.

Un grito rompe los pensamientos de Crawford, era alguien ahogándose, rápidamente se tira al mar, rescatando a la joven que reconoció como la hija de la reina Manxs. Cuando la sacó del agua ella le explico lo sucedido siendo acompañada por él a su casa donde su madre sale a su encuentro preocupada, más al ver a Crawford a su lado; su hija la tranquilizo diciéndole que él la había salvado cambiándole un poco la mirada a la reina, Crawford y la reina pasan a la mesa de la terraza.

"Bueno y dime que quieres"

"¿Por qué?" Crawford pregunta extrañado

"Por haber salvado a mi hija, por que más"

"No se preocupe no deseo nada"

"Eso es algo que no puedo creerte, las personas como tu siempre quieren algo"

"Créame su majestad que no necesito nada..." dijo Crawford alejando de su mente ese oscuro pensamiento.

"Ya te dije que tengo que agradecerte el que hayas salvado a mi hija"

"Si lo sé majestad... en todo caso lo que deseo mas que nada no me lo puede entregar."

"La venganza no es algo que pueda uno controlar a su antojo Crawford... solo Dios sabe"

Crawford pensó mucho antes de decidirse a responderle en lo que la reina quería, por su mente pasaron muchas cosas, y luego se resigno a hacer lo que pensaba, ojo por ojo, padre por hermano.

"Sí, creo que tengo una petición que hacerle"

"Y es..."

"Un decreto real para que Omi Kudou sea mi esposo"

Continuará...

 

 

Yaoi   Fanfics   Principal